¿Quién es el jefe?

June 14, 2021 12:09 pm Published by

jefe

Vivimos en una relación confusa de interdependencia profesional.

Muchos no sabemos para quien trabajamos realmente. Y no lo digo por no tener claro con quien he firmado un contrato o pactado un trabajo; si no porque mirando un poco más en perspectiva, somos parte de una gran maquina y no sabemos quién la maneja.

Si bien, lo de la maquina es claramente una analogía, el punto es entender como se produce el equilibrio de fuerzas que guían a esta máquina llamada mercado hacia las cosas que el diseño, las empresas y los consumidores de algún producto o servicio requieren.

Muchos piensan que el cliente tiene la razón; otros que hasta llamarlos clientes es un insulto, “el usuario y sus dolores”, guían al diseño. ¿Pero sabrá el usuario que provoca sus dolores?

Muchas veces no es una cosa de causa y efecto; es una cosa de modelo y mercado, que termina por imbuirnos en una forma de ser y hacer que termina por causarnos estos dolores auto auto infligidos: ¡es que necesito ese producto!; No, no lo necesitas, lo quieres que es distinto y es esa “necesidad” la que te causa muchas veces tu dolor.

No reniego de las verdaderas causas de los dolores que afectan al usuario actual. Muchos problemas se han profundizado gracias a un medio cada vez más condescendiente consigo mismo y con el desarrollo de productos y servicios para los dolientes del deseo, dejando muchas veces de lado dolores realmente desgarradores de quienes aun no tienen una vivienda digna, agua potable, electricidad o alcantarillado. Cosas que parecen simples de solucionar por la oferta de mercado, pero donde un diseñador no se ve metiendo las manos para hacer algo.

Pareciéramos vernos inútiles ante muchos de los problemas reales, porque ¿Qué pude hacer un diseñador por el agua? ¿o por la vivienda? Cuando creemos que el acto de diseñar es delimitado por las condiciones del medio y los conocimientos de nuestra profesión, es cuando dejamos de diseñar para solucionar problemas y nos convertimos en parte de él.

Solemos esperar a que otras profesiones “más capacitadas” se hagan cargo de los problemas grandes, como si estuviéramos en el banco de suplentes esperando al que los titulares hagan lo verdaderamente importante. No es que no creamos que no podemos hacerlo, si no que nos vemos ajenos e incapaces ante los problemas que no nos enseñaron a resolver en la escuela y creemos nunca poder abordar.

Hoy, en una realidad que comienza a entender y validar el trabajo multidisciplinario como su gran ventaja comparativa; es donde el diseño y sus ejecutantes, debemos entender que no todo es una meta lineal, donde estamos esperando salir de la escuela para entrar a una agencia.

Hoy es cuando debemos comenzar a validar lo aprendido y aprender a ponerlo al servicio de otras profesiones; porque las necesidades ya no son las mismas, ya no tienen la misma complejidad y solos no tenemos todos los conocimientos como para poder abordar todos los desafíos que se vienen por delante. El diseño ya aporta desde su mirada una perspectiva única para la resolución de problemáticas a niveles de política pública, gobernanza e innovación social. Si se puede.

¿Entonces quién es el jefe?, No manda el mercado, ni las empresas, ni los clientes. Quizás el único mandante seguro que tenemos, será siempre la necesidad de mejorar la calidad de vida de alguien más.

¿Estas listo para ser tu jefe?

Rafael Chávez S.
Director/El Diario Diseño.