Construir el nuevo diseño.

May 3, 2021 10:15 am Published by

construyendo-linda-casa-parque_by_vectorarte

Saber que es diseño hoy es sin duda una pregunta compleja por todo lo que implica, ya que muchos podrían estar de acuerdo con algunas de las miles de definiciones que hoy en día agrupan las ideas de creatividad, desarrollo, calidad de vida y valor que le dan forma y sentido.

Sin duda las épocas y sus contextos han ido ajustando la idea que tenemos del diseño y su tarea, ya que cada una fue ajustando sus recursos, tecnologías, filosofía y conocimientos hacia la forma en que productos y servicios satisficieron sus necesidades específicas. Saltamos de la máquina de vapor a la corriente alterna y nuestra vida se vio simplificada de forma directamente proporcional a la complejidad que hemos ido aplicando en ella y a la forma de solucionar sus problemas desde la praxis del diseño.

La idea que tenemos como profesionales sobre la forma del que hacer de nuestra profesión hoy, es un tema que muta con asombrosa rapidez y de la que no tenemos una certeza absoluta. Con el paso del tiempo ya hemos podido vislumbrar los márgenes de lo que es y no diseño; aunque la mayoría de los “no diseñadores” siga teniendo la idea de que no es más que una simple aplicación estética.

Hoy el diseño es una praxis que pareciera ser victima de su propia complejidad y, que el estar en todo finalmente la llevaría a no estar en nada. O al menos eso pareciera entenderse desde la visión de un mercado donde los limites se expanden tan rápidamente, como nuevas áreas del diseño se hacen cargo de sus complejos y específicos problemas.

Pareciera que la omnipresencia del diseño en el desarrollo de productos, servicios, desarrollo de estrategias, emociones, experiencias y soluciones desde lo social y comercial se ha convertido en un problema de definición para la formación de nuevos profesionales ¿Qué hacer? ¿Responder a una demanda de mercado o a un rigor epistemológico que fundamente la teórica del diseño integral? Este dilema esta al parecer en manos de las escuelas de diseño, que hoy en día han comenzado a marcar el acento con el cual las nuevas generaciones podrán definir que valor crean y para quien lo crean.

En la solución de problemas de la sociedad el diseño no es trivial ni mecánico. Siempre requerirá de un trabajo de creación conceptual y metodológico, así como una sensibilidad y agudeza respecto de las cuestiones y preguntas que la propia sociedad, va en su propio diseño, encontrando y formulando.

Al final de cuentas cada especialidad debe tener claro su norte y, si te especializas en algo, al menos ten claro cual es el acento que le estas queriendo dar a la profesión desde tu punto de vista. Quizás este sea el momento en que el diseño al igual que la medicina, logre definir claras especialidades desde un tronco común. Que las escuelas logren vencer el miedo a probar cosas nuevas y atreverse a salir de la caja, donde el diseñador integral, ya es casi una quimera en un mundo que requiere cada vez mas de un servicio competente y especializado en requerimientos cada vez más específicos.

No hay formas especificas de hacer diseño y, más allá de las tendencias y modas de la técnica, debemos entender que cada forma en su conjunto, es parte de una nueva concepción de un elemento cada vez más complejo.

El diseño siempre evolucionará y su praxis tendrá que hacerlo con él.

Rafael Chávez S. Director/El Diario Diseño