Un impostor entre nosotros

September 28, 2020 11:12 am Published by

El impostor

Con el tiempo muchos impostores se han hecho pasar por diseñadores sin serlo; carreras que parecen tratar de lo mismo, o la creencia de que no es necesario ser diseñador para diseñar, han ido validando la practica de muchas personas que han sacado provecho de esta confusión, poca información y mala reputación de una profesión que parece (al menos para la sociedad) estar en peligro de extinción.

No importa el título, ¿solo debes ser creativo?

Si bien ya tenemos claro que juntar cartones en la pared no nos hace necesariamente más sabios ni competentes; muchos impostores han hecho gala de ese argumento para utilizarlo a su favor.

“Es que yo tengo un año de diseño por eso se hacer este trabajo, ya conozco la teoría, lo demás es practica”, son algunos de los argumentos con que me he encontrado a lo largo de los años al conformar equipos de trabajo y con que muchos se justifican a la hora de demostrar sus capacidades. Si bien la practica es importante y hay gente sin título con mucha practica; el tener una base teórica sólida, suele ser un complemento indispensable sobre el cual cimentar la posterior practica y experiencia  y créanme que se nota sobre todo cuando se desarrollan proyectos más técnicos y complejos que requieren de esos conocimientos ¿Usted contrataría a una persona con un año de medicina cursado, sin titulo y diez de experiencia con trabajo independiente?, supongo que la mayoría no ¿entonces porque pasa esto en el diseño y no se le da la misma relevancia?

Diseñadores de 5 lucas.

Acá tocamos fibra sensible. Para algunos es cosa de mercado, para otros simple oferta y demanda, pero la verdad es que quien ofrece un logo -original- por cinco mil pesos (6 USD aprox.) le esta “compitiendo” a cualquier profesional que ofrezca el mismo servicio. Si decides buscar trabajo por redes sociales tendrás necesariamente que “competir” contra este tipo de ofertas dudosas, ya que para alguien que sabe calcular un costo mínimo, entenderá que el tiempo, investigación y desarrollo de propuestas no se cubren con esa cantidad, ni siquiera una hora de trabajo. ¿Entones porque seguimos compitiendo con impostores? No debemos pensar que el trabajo esta exclusivamente en internet y menos en cualquier grupo en redes sociales. Es verdad que la mayoría de los clientes esta ahí, pero si te metes en esa dinámica, debes atenerte a sus reglas.

Hay bastantes otros medios y redes en las cuales puedes promocionar tu trabajo y captar clientes, hasta el subestimado por mucho método de enviar un mail a una empresa para ofrecer tus servicios. A veces nos contentamos con lo que hay por no intentar buscar algo distinto.

Profesión sin límites.

No se si es un mal de la sociedad moderna o que, pero los pros y los contras de que el diseño sea una carrera factible de influir en distintas etapas del desarrollo de un producto o servicios, la ha llevado también a difuminarse entre varias otras carreras afines. Hace cuarenta años atrás ser diseñador grafico solo te limitaba a una imprenta, hace veinte al diseño web y hoy en día las carreras de diseño hablan de modelos de negocio, innovación, fotografía y de múltiples vertientes que conectan al diseño con nuevas áreas dentro de las empresas y su potencial.

Si bien no me parece innecesario saber de las potencialidades de una profesión; no estaría demás el conocer y demarcar sus límites. Hoy carreras como marketing y publicidad se diluyen junto al diseño y permean sus conocimientos. Vemos a publicistas haciendo de diseñadores de logos, y expertos en marketing diseñando web. Sin límites claros cualquiera puede ser lo que quiera; no se si es culpa del diseño que se metió en otros terrenos o de otras carreras que se metieron en el diseño, quizás el futuro sea desaparecer como tales y darnos cuenta de que terminaremos siendo parte de una nueva carrera aun mas grande que aun no tiene nombre ni forma.

¿Requiere el diseño de fijar límites? ¿Necesitamos de una identidad profesional definida? El tiempo lo dirá, solo sé que por ahora mas de un impostor ha sacado provecho y nos está ganando la partida.

Rafael Chávez S.
Director El Diario Diseño