Y la culpa no era mía…

June 8, 2020 2:00 am Published by

culpa

El diseño cambio hace rato. Ya no fabricamos como antes, no trabajamos como antes y de seguro ya no pensaremos como antes. Ya podemos hablar de un antes y un después, pero no solo la pandemia o los movimientos sociales han sido los impulsores de este cambio de mentalidad; la palabra clave ahora es ASOCIATIVIDAD.

Así, bien clara y con mayúsculas, asociarnos ha demostrado ser la forma en que las agrupaciones de diseñadores independientes más o menos organizadas, profesionales,estudiantes o técnicos, han logrado ir parchando la brecha que las instituciones formales de nuestro rubro no han podido sortear a pesar de los años de trabajo.

Tenemos un colegio-asociación gremial, una Asociación de Diseño, una Área Diseño del Ministerio de la Cultura y las Artes y un vacío que aún seguimos tratando de llenar con el trabajo propio. Es entonces válido preguntarse ¿porqué pasa esto? Ojo, si piensas que esta es una caza de brujas o intento de linchamiento público de alguien o una institución en particular estas muy equivocado; es más bien tratar de entender porque hay quienes aún tienen la idea de que la culpa del problema actual es de quienes no se adscriben a sus instituciones para terminar con este problema de una buena vez.

Sabemos que en estas instituciones muchos cargos son ad honorem y que sin recursos no se puede hacer todo lo que quisieran, ¿pero sabes?, estamos igual, y muchos han logrado hacer grandes avances a pulso con recursos del bolsillo propio.

¿Si todos los diseñadores de Chile estuvieran colegiados o agremiados en cualquier institución, el problema de sus demandas gremiales se acabaría? de seguro se podría aplacar algo, pero como eso no ha pasado aun, nunca lo sabremos.  Solo podemos ver la realidad actual y, la verdad es que no ha cambiado mucho y seguimos preguntándonos cómo resolver los mismos problemas por años.

El tema no es quien decide o no ser parte de un gremio; ya que cada quien administra su libertad, tampoco es sí está dispuesto o no hacer algo por cambiar las cosas; yo al menos no puedo juzgar voluntades, solo tengo claro que nadie te puede obligar o manipular con la moralina del “todos unidos hacemos cambio” si es que el producto que te ofrecen no ha sido capaz de demostrar su utilidad o valor sostenido en el tiempo.

“La culpa ajena” es el nuevo comodín comunicacional de quienes tapan sus omisiones con tu falta de interés por su gestión. Es como tratar de correr sin haber aprendido a caminar aún y culpar lo malo del camino.

Lamentablemente muchas instituciones se han quedado en una inacción que los ha dejado en el completo olvido del medio profesional. Si quieres que te siga, primero dime que haces y veré si te sigo, pero no me culpes por lo que no has logrado sin mí.

Hoy la asociatividad nos abre una nueva opción; “el que quiera aportar que lo haga”, cada uno demuestra, promociona y administra el valor que le entrega a su comunidad, sin importar si tienes una figura legal, un gran número de asociados, adscritos o simpatizantes; hoy la idea de avanzar no tiene partido político, es una suma de esfuerzos sin el ego de ser quien los agrupe a todos o que tenga más poder que otros para alzarse como una voz válida. Si algo nos ha enseñado el cambio social es que lo único inaceptable es que las viejas vacas sagradas sigan intentando llevarte a su corral para poder demostrar poder de grupo.

La máxima gestáltica de “El todo es más que la suma de las partes” se hace evidente hoy más que nunca.“TODOS” no tiene color, bandera, sigla, partido o religión, solo una voz firme y unificada en el deseo de mejorar la profesión que nos juntó.

Si trabajas en el área diseño, eres profesional, técnico o estudiante, te invitamos a contestar la Encuesta Asociatividad en Diseño 2020 y aportar con tu visión y seguir trabajando desde la voluntad del hacer.

Rafael Chávez S.
Director El Diario Diseño.