Ahora sí que estamos en guerra

March 30, 2020 2:50 pm Published by

guerra

Es triste decirlo, pero Italia ya no es referente. Hoy me despierto con la noticia del inicio de los saqueos a supermercados en el sur del país que hasta hace unas semanas aún era referente de del primer mundo.

Independiente de las razones que hayan llevado a la gente a este tipo de actos, solo podemos tener claridad de algo; son consecuencia de la falta de anticipación a los posibles escenarios en que una crisis es capaz de ponernos.

Como país sobreviviente a terremotos y tsunamis, sabemos bien de eso. Cuando las cosas pasan de un minuto a otro, es imposible prever cómo nos va a afectar, pero si es posible ponernos el parche antes de la herida y, el 2010 no teníamos siquiera un botiquín cerca y pensamos que solo bastaba con buena voluntad.

Nos hemos acostumbrado a nuestra suerte y sacar la capacidad de resiliencia y la solidaridad como carta bajo la manga a la hora de dar soluciones complejas a temas graves, pero ya no más, la suerte no es eterna y deberíamos tenerlo claro.

Ahora la emergencia no nos permite acercarnos, ya no está la camaradería social, la solidaridad tradicional; no podemos prestar un techo y abrigo a quienes no lo tienen, ahora es peligroso y ante la muerte la solidaridad flaquea y el instinto de supervivencia cobra más fuerza.

¿Entonces qué hacer? La primera vez que escuche el termino diseño estratégico, fue fuera de toda idea del concepto de diseño tradicional, fue sobre un departamento dentro del pentágono en USA, donde integrantes de las distintas fuerzas armadas y representantes político-civiles, diseñan planes de acción ante catástrofes ficticias, en donde se anteponen a la organización, equipos, tecnologías y protocolos que deberían tener disponibles si algo tan inusual como una invasión extraterrestre ocurriera. En ese tiempo parecía algo digno del semanario de lo insólito, donde todo ese tipo de teorías conspiranoicas tenían campo fértil.

¿Recuerdan el 11 de septiembre de 2001? Nadie estaba preparado para un ataque aéreo terrorista en suelo norteamericano, pero para no estarlo, en menos de una semana ya tenían el nombre del “culpable” y un ejército desplegando una invasión en el extranjero para derrotar al “mal” ¿coincidencia?  Yo creo que no. Hay decisiones que no se toman a la ligera y aunque así fueran, requieren de una planificación acuciosa y detallada que justifique los miles de millones en gastos. Nada es al azar.

El diseño estratégico es una forma de reaccionar no reactiva o siendo más claros, una forma predictiva de ponernos en distintos escenarios posibles, aunque esa posibilidad sea muy mínima. La película guerra mundial Z hace buena gala de ese concepto, donde al dudar una sola de las personas que toman las decisiones, ya es suficiente para poder investigar más a fondo un tema y tomar acciones, siempre basados en información. Nada es ridículo o imposible de suceder.

Es verdad que la estrategia siempre ha sido un término militar, pero si algo hemos podido aprender de ellos, es que no sirve de nada la fuerza bruta o la voluntad si no sabemos dónde aplicarla, ni cómo. El diseño como actividad estratégica de creación de valor, es la que ahora está llamada a diseñar los posibles escenarios ante los cuales nos tendremos que ver enfrentados antes, durante y después de esta crisis mundial. La información está, al igual que el ejemplo de los países que iniciaron antes que nosotros esta guerra.

Ya no es solo un tema de salud, es de educación, abastecimiento, redes, seguridad, economía, inteligencia territorial, descentralización de servicios, integración de tecnologías digitales, conexiones y movilidad, zonas y espacios de contención y un largo etcétera que parece por instantes inabarcable.

Hoy queda de manifiesto la importancia de una correcta y estratégica planificación urbana, social y territorial. ¿Será considerado desde la academia y la profesión este tema? ¿Están preparadas las ciudades y los estados para futuras problemáticas del mismo tipo?

Hoy es imposible pensarlas como tareas para el futuro, la amenaza ya está acá, ya perdimos la ventaja y no podemos solo improvisar. Toda mala decisión, impacta en el largo y corto plazo en nuestras vidas, la salud, el trabajo y la familia….

Después de esta seudo guerra mundial, nada volverá a ser igual. No sabemos si va a generar más conciencia, o sólo volveremos a ser los mismos de antes esperando que nada nos pase.

Esta crisis mundial viene de la mano de la forma en que nos plantearemos el futuro de la forma de generar valor a la par de ser conscientes de la relación con un planeta que se extingue y que se está cansando de tenernos encima.

El diseño está en todo, el diseño es todo, no dudo que será la herramienta que nos ayudará a transformar esta realidad. Por ahora no solo pensemos en ser mejores, sino que diseñémonos para serlo y ganar la guerra más destructiva que nos ha tocado pelear hasta el momento, sin movernos de casa.

Rafael Chávez S.
Director/El Diario Diseño