Pensar dentro de la caja

July 11, 2023 4:13 am Published by

boxs

Nos acostumbraron tanto a la frase “pensar fuera de la caja” que terminamos por creer que esa era la única forma de generar innovación.

Hoy sigue siendo común en escuelas de diseño y empresas que vieron en las filosofías de los gurús de los años 90, un refresco a las ideas y métodos de las décadas predecesoras, donde la máxima era la producción cara, compleja y especifica, sin cabida a otras especialidades u opiniones no expertas.

Si bien esta idea de pensamiento fuera de la caja marco un sisma para las industrias que vieron el potencial de la ingeniería concurrente, el Design Thinking y el trabajo multidisciplinario como un medio para las nuevas formas de ser y hacer productos, terminaron en las décadas posteriores, incentivando un sobre diseño, la saturación del mercado de productos innecesarios y una necesidad de gastos por sobre la calidad y valor de las soluciones producidas.

Pensar sin límites fue el principal problema para generar los problemas globales en la actualidad. Producir sin límites de costo, de magnitud ni de complejidad técnica/tecnológica, nos llevaron a desarrollar soluciones demasiado complejas, caras e inaccesibles para quienes aún mantenían problemas básicos de acceso a necesidades que se dejaron de lado por una idea de oferta mundial de productos de diseño.

Una silla de diseñador, de costo elevado y serie limitada, que requiere un diseño y manufactura compleja, con una gran cantidad de nuevos recursos, materiales y personas en su elaboración, es por lejos uno de los elementos que más daño ambiental y disonancia social causan actualmente.

Poner energía en diseñar y fabricar una silla sin límite de presupuesto, puede (y logra) sin duda, generar un producto que puede ser por lejos un avance significativo en aspectos específicos (ergonomía, materialidad, calidad, etc.) pero el impacto causado por este diseño comienza a ser una limitante al entorno en contraste al impacto positivo de su avance innovador.

En palabras más claras; cuando diseñas algo que no necesitas, pero que puedes hacer, terminas por ocupar más de lo que necesitas y restarlo de lo que se podría ocupar en hacer otros similares para quienes tambien los necesitan pero no pueden acceder a ellos de forma tan fácil. Contaminando y consumiendo más de lo que harías pensando dentro de la caja.

¿Y que es pensar dentro de la caja?, bueno, a diferencia de lo que todos están acostumbrados a pensar, el pensamiento dentro de la caja no es una limitante de la creatividad y la innovación, sino por el contrario, es una forma de delimitar las opciones a lo que dispone el medio para diseñar soluciones de la misma relevancia que si estuvieras fuera de ella.

La caja es la limitación del contexto, donde prima la necesidad y la escases de opciones para el diseño de soluciones innovadoras, pero enfocadas en la realidad del entorno productivo y sus consumidores. Es la limitación que te obliga a ser creativo, innovador e inteligente desde la carencia productiva que demanda soluciones específicas con limitaciones específicas.

Una presión doble donde las limitaciones fuerzan a la creatividad a dar soluciones mas innovadoras, con menores recursos, centrando el desarrollo de diseño en soluciones factibles dentro de sus contexto especifico.

Creer que todo es ilimitado, es el tipo de pensamiento que nos llevó a la crisis mundial que hoy atravesamos y que difícilmente podremos revertir de seguir incentivando la misma forma de pensar.

La mayoría cree que habrá otros que tendrán una maravillosa idea para solucionar los problemas mundiales y quizás lo hagan, pero ojalá los hagan entendiendo que el mundo y sus recursos son tan finitos como nuestro paso por él.

El diseño puede resolver los grandes problemas del mundo, solo debe hacerlo dentro de la caja.

Rafael Chávez S.
Director – El Diario Diseño
Diseñador Industrial/Máster en Diseño